lunes, 22 de septiembre de 2008

Cuando pa´ Chile me voy cruzando la cordillera...

Ayer comenzó la primavera. El día estuvo gris. Fué un domingo de sensaciones encontradas. Estos días que pasaron desde el viernes pasado hasta hoy han sido días de introspección. He ido al teatro a ver una obra con mi amiga Roxana, y luego de ver la pieza pensé mucho acerca de como abordar un material y darle hondura.

Me pregunté que elementos se ponen en juego, y que elementos se activan emocionalmente a la hora de ¿interpretar?, para que lo que se muestra cale hondo en el que mira.

A veces todo se vuelve difuso y débil, y el actor necesita de experiencia para llegar al que está sentado. La buena intención no alcanza. No alcanza con querer actuar, con la buena voluntad, la actitud, las ganas y el deseo de que todo salga bien. Hay algo en el orden de la autoridad y lo sagrado que debe ponerse en práctica, algo intenso que debe atravesar el trabajo para consagrarlo con supremacía. ¿Madurez? ¿Tiempo? ¿Fuego interno que resbala por la sangre? ¿Magia? ¿Intuición? ¿Que necesita un actor para completarse a sí mismo? ¿Que necesita un actor para conseguir brillo propio, autenticidad, regularidad, equilibrio?

Por otro lado pensé en mi inconformismo. Mi ansiedad para con los resultados. Mi accionar al terminar las funciones. Mi desesperación cuando la gente que actúa no da todo lo que tiene, cuando no deja el alma en lo que hace, cuando veo que se pasa por el escenario sin dejar la vida, eso me enoja. Me tiran abajo las inseguridades, la gente que tiene miedo, que no va a fondo, que no se esfuerza por conseguir los mejores resultados. Me enoja mucho la gente que relativiza los errores, que le quita importancia a lo que hizo mal, que no se hace cargo de su mediocridad. Me harta la gente actuando sin ganas, desmotivada, perdida en el escenario, cumpliendo como un automatismo.

Creo que si uno elige algo en la vida tiene que ir por lo más alto, aspirar a lo máximo, superar las propias expectativas. Elevarse por encima de sus circustancias e ir por más, no quedarse solo con lo que se logra, tratar de mejorar la próxima vez, ir en ascenso constante, crecer, evolucionar y que eso se note, se traduzca en profundidad en su trabajo.


¿Me enojo demasiado? No sé que es demasiado, puede ser, me enojo lo que me tengo que enojar, me enojo lo que siento enojarme. Se que tengo que relajarme y disfrutar más, pero no puedo, soy así, quiero ser muy bueno en lo que hago, y eso solo se consigue buscando las mejores formas en todo. Aunque me equivoque, aunque me golpee la cabeza una y mil veces, aunque todo me cueste lo que me cuesta. Prefiero morir peleando por ser bueno en lo elegí y no morir conformado, antes me pego un tiro, me vuelo la tapa de los sesos. Me arranco las manos y se las doy de comer a las hienas.

En otro orden de las cosas, estoy a minutos de salir para Santiago de Chile. Me voy de este país y de esta ciudad por un poco más de una semana y se activan entonces un montón de ideas al respecto. El hecho de salir un poco de lo cotidiano, te obliga a correrte y mirar de nuevo, para volver a ver distinto. Viajar es un excelente ejercicio para todos los sentidos, es sano, transformador. Te permite reflexionar, vivir cosas nuevas, compartir y encontrarse con otras partes de uno que a veces duermen.

Ariel está desde el sábado en Iquique y dice que se viene con todo esta segunda edición del FINTDAZ 2008. Hay muchas expectativas por que el año que pasó Desmesura gustó.

El miércoles comienzo a dictar el curso de actuación y tenemos tres funciones seguidas. Trataré de levantarme temprano para caminar descalzo por la costa del Pacífico. Voy a relajarme, a vivir la experiencia con mucha conciencia, para absorver ese mundo que hace bien.

Voy a extrañar hacer lame vulva, voy a extrañar esa sensación rosa chicle todo se quiebra en cualquier momento, esa hora previa donde se arma esa casa con conejos, fideos y pistola. Voy a extrañar el olor a humedad y amontonamiento de la ratonera, tan off y tan real. Voy a extrañar a Lilian, a Javier, a las chicas, me voy a extrañar a mí en ese lugar haciendo esa magnífica obra.

El primer viernes de octubre vuelve Lame Vulva. Quedan pocas funciones. No dejes de ver esta historia que te va a sorprender.

Los mantendré al tanto de lo que suceda en CHILE.

Hasta la vuelta

Salud!

No hay comentarios: