jueves, 11 de septiembre de 2008

Ellas también son crudas


Después del estreno de lame vulva, fuimos a comer y tomar algo con todo el equipo.

En este post, quiero destacar el trabajo de Ana Fort Caneda, que es la asistente artística de Teatro Crudo, ya que además de tener apellido que suena a marca de chocolate, realmente es tan dulce como un Marroc o una Toblerone. Y en cuestiones de trabajo, su aporte ha sido impresionante. Gracias a su colaboración permanente las cosas salieron muy bien.

Si de vestuario se trata Eleonora Boffi, con su aparente calma y sus ideas y propuestas, es efectiva y logra transmitir equilibrio al resto del grupo, tan desbordado a veces. Es cruda por donde se la mire, es pequeña e intensa y eso la hace grande.

Sol Osimi,
la dama del maquillaje, es sinónimo de estética, seguridad a la hora de las propuestas y profesionalidad en envase de muñeca pepona. Ella también fué necesaria en los procesos de este año, donde estuvo presente aportando su amor y su trabajo.

Mercedes Molina
es también una persona que pese a dificultades transitadas ha estado presente aportando lo suyo y lo agradezco enormemente. Con Mercedes hemos vivido muchas experiencias juntos y de ella he tenido aliento cuando lo necesité.

Aún no es hora de hacer balances, por que el año todavía está vigente, pero todo lo que nos hemos propuesto lo hemos logrado, y eso fué también gracias a estas mujeres crudas que acabo de nombrar.

Ellas han estado colaborando y trabajando en equipo, en la reposición de Rancho Blanco, en Tortita de Manteca, y en Lame Vulva. Gracias a ellas los trabajos alcanzaron su forma y pudieron llevarse a cabo, mi agradecimiento a estas chicas crudas por que me encanta que formen parte de esta experiencia, por que me hace bien verlas en cada función, por que son esplendidas en sus personalidades, por que dan amor de una manera tibia y por que estan cerca y eso me llena de paz.

No hay comentarios: