viernes, 27 de marzo de 2009

Cuenta regresiva

Se viene el reestreno de Lame Vulva.

La cita es el viernes 8 de mayo a las 22:30hs en La Ratonera. (Corrientes 5552)

¿Por qué La Ratonera y no otro lugar? Sencillamente por que el espacio es funcional a esta historia sombría, hecha a base de humor cáustico y golpes. Es un lugar donde la obra puede palpitar. Donde los personajes se mueven sin pelos en la lengua, sin diplomacia. Se mueven certeros, explosivos, y llenos de energía que se desparrama por los rincónes.

Los ensayos vienen muy bien. Estamos pasando la obra completa y eso es un mérito del trabajo en conjunto. Puchi cargó con la responsabilidad del texto que no es poca cosa, además de tener que adaptarse a una obra ya montada. No es fácil el proceso, pero hay mucha voluntad de que los hechos se desarrollen en armonía. Puchi es un manojo de energía, y me ayuda a distenderme. Con ella bailo, salto, me río, me divierto y de eso modo, sin quitarle peso a la responsabilidad, las cosas salen de manera fluída.
Me está cayendo la ficha de a poco, que en un mes, estaremos de nuevo con la obra en cartel. Durante abril, me dedicaré a ajustar, darle una forma más afinada al trabajo, que es muy bueno, y que voy a defender, por que cuenta una historia, dice algo, tiene una dramaturgia intensa y actores que se juegan en el escenario, además atrás del trabajo hay un montón de gente apoyando el proyecto y deseando que todo salga bien. Este año me siento distendido. Me divierto, lo disfruto, es un placer ir a los ensayos y compartir un tiempo de búsquedas con los chicos. Los admiro, no solo por que creen en mí, si no por que creen en el proyecto, creen en ellos mismos, y no se amedrantan ante tanto trabajo. Se cargaron la obra al hombro y la van a defender hasta el final, lo cual me emociona y me enorgullece.
Lame vulva versión 2009, es un hecho. Pudimos salir adelante. Pudimos ver más allá. Estoy en llamas.

Mar

lunes, 23 de marzo de 2009

Como en una alfombra mágica

Me dejo llevar por el trabajo. Por las ideas. Por las propuesta de los hechos, por las circustancias. Este es un tiempo de trabajo duro, donde si miro para el costado, todo se desinfla y ya no erotiza. Un tiempo creativo y beneficioso. LLeno de posibilidades y de contundentes realidades que toman todas las áreas de mi vida.
Son 4 escenas y somos 4 personas volando con destino a un objetivo puntual: el reestreno de la obra que nos convoca. Hemos logrado en menos de un mes, montar Lame Vulva, con resultados satifactorios, pero no acabados, al menos en formas presentables.
Todavía falta ajustar, pulir, sacar afuera herramientas vinculadas con lo sensible, que se que germinan en Puchi y en los chicos.
Puchi es una persona con mucho amor para dar. Es una buena compañera y no pone en juego, ningún mecanismo que me incomode o no permita el correcto desarrollo de los ensayos, por el contrario, le pone el cuerpo a la situación y hasta nos permitímos la risa, los saltos, las anécdotas y ese espacio para que aflore lo que nos va pasando.
¿Todo por algo ocurre? Es una frase trillada, lo sé. Pero la verdad es que siempre me han sucedido cosas que en apariencia, en una primera instancia, eran perjudiciales, pero después, la vida me ha demostrado que me convenían.
Entonces, además de mi esfuerzo, el amor puesto en las cosas que elijo, mi autocrítica y mis ansias de superación, debo incluír a esos actos, aparentemente desamorados, que a la larga me conducen a un estadío superior en el plano de la acción y sus respectivas satisfacciones.
Lame Vulva es una obra con mucho texto y todos hemos colaborando, para que Puchi lo aprenda y esté a tono con la propuesta. Estoy orgulloso de los actores con los que trabajo. Todo el equipo, pero sobre todo Checha y Javier, colaboran activamente, apoyando a su compañera, para que esta pueda responder a las exigencias que nos impone el tiempo.
Todo va bien. No es que no cueste. La verdad que trabajar con el reloj descontando tiempo, con los días que se suceden con prisa, no es sencillo. Es una tarea colosal. Pero no le quitamos el pecho a la situación. No nos desbordamos. Hacemos. La pasamos bien. Le damos envión a las escenas, las buscamos, las amazamos, nos regodeamos en lo que va surgiendo. Está bueno volar en la alfombra. Falta poco. Ya casi lo logramos. Gracias chicos por dar todo de ustedes. Me quedo corto en agradecimientos. Los quiero. De verdad que los quiero. Es lindo quererlos.

Martín

lunes, 16 de marzo de 2009

Los actores versión 2009

Checha cuando los lunes los ensayos no salen con la fuerza de siempre, corre la cortina del día y a otra cosa mariposa. Es una actriz que pone mucho de ella. Este año, mi propuesta es trabajar con libertad, sin presiones obtusas y con el disfrute a flor de pie. Checha entiende mi estética, mi propuesta, los personajes que construímos. Nos reímos aunque estemos cansados, nos reímos a menudo, y me hace bien.
Luz su personaje en Lame Vulva, es atrevida, pulsional, extrovertida, desagradable, bestial, impulsiva. Con Checha me animo a más, ella me deja, yo quiero, los dos ponemos mucho. Todo bien.

Javier se siente más seguro en escena, de un año al otro lo veo crecido. Poniendo lo que hay que poner. Javier tiñe los ambientes de una energía que nunca es negativa. Creo en él, y él en mí. Siento que nos vamos a divertir mucho. Javier es simple y buena persona, con eso me basta.
Horacio su personaje, es tierno, induce a la gracia y a la piedad en la misma medida. Nunca me imaginé cual sería el resultado, una vez que Javier le prestara su cuerpo y su integridad como ser. Horacio me gusta. Me da una pena dulce. Ya no me gusta que Luz, le pegue tanto, pero ahora no puedo hacer nada, las cosas son así.

Puchi es la madre versión 2009. Dulce, llena de amor para dar. Es moderna, y desprejuiciada. Es responsable y sensual. Es muy de conchero y caderín, es una hermosa mujer al servicio de la obra. Se preocupa por su trabajo y por estar a tono, por cumplir en tiempo record. Me abraza con amor, es cariñosa, y eso me gusta.
Beatriz, su criatura, decreta, esculpe a su antojo una realidad compleja, difícil de digerir. Es a su vez un despliegue de energía con forma de furia. Esta madre es disparatada, y audaz, es una madre agresiva, y aguerrida. Me gusta lo que está logrando Puchi, va a estar muy bien.

lunes, 9 de marzo de 2009

Una tarde de ensayos

Checha y Puchi. Suegra y nuera en la ficción.

Puchi y yo con seriedad. Cansadito de estos días ajetreados.

Puchi. Mar. Javi.

Los protagonistas de Lame Vulva. Versión 2009. En un descanso.

Beatriz y Horacio. Puchi y Javier.


Escena II, ajustes, marcaciones.

Mercedes, con su cara hinchada, intentando escapar de la foto, Ariel y Checha sonrisas a cámara.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Ensayo pasado por agua

Mojado de píe a cabeza. Y de cabeza a píes. Cuando llueve me encanta pensar que puedo escribir algo inspirador, que puede ser una día creativo, que las cosas van a salir bien. Me siento libre. Cuando llueve al mismo tiempo me disperso y puede pasar que me desoriente en la calle, que el paraguas se me quiebre, que el subte se pare, que mi mochila se inunde, que mi documento se moje. Cuando llueve algo en mí se modifica y si por alguna razón el imprevisto se impone, se que algo me va a salvar: los ensayos.


Puchi y Checha, cuando llegué a la sala, ya habían pasado la primera escena. Me hace bien ver la buena energía que circula en el grupo. Después llegó cual caperucito negro Javier. Estoy entusiasmado con el nuevo proceso creativo, por que siento que una misma frecuencia de energía nos atraviesa, y me siento muy cómodo.


El lunes ya empezamos con la escena II de la obra, esta semana ha sido altamente positiva. Volver a ensayar esta obra es un placer. Se que puedo lograr una mejor performance general, y los chicos están totalmente dispuestos a dar siempre más. Es emocionante ver como Checha y Javi, prueban, arriesgan, se detienen en el detalle, desmenuzan, experimentan, tantean, intentan, averiguan. Trabajar así es un placer, todo se da en un marco de comodidad y confianza mutua. A nivel grupo de trabajo estoy realizado.No me puedo quejar del tipo de gente que me rodea. Los valoro mucho. Me dan gana de seguir laburando siempre con ellos. Crecemos juntos. Estoy convencido que el tiempo y las experiencias, mejoran potencialmente los resultados. Ninguna inclemencia climática nos puede afectar, la inestabilidad no es un componente que nos afecte. Nos bancamos perfectamente los tachos llenos de agua, las goteras, los trapos de piso que vuelven el suelo patinoso.


Este cuarto ensayo estuvo muy bien. Nos detuvimos mucho en pequeños momentos. Puchi es dulce como el alfajor de chocolate con almendras que me comí hoy, como la torta de cumpleaños de Ariel, como el postre balcarse, como las gomitas Mogul. Me parece tierno que me agarre del brazo cuando salimos del ensayo. Abrazarnos al despedirnos, y cagarnos de risa de sus ocurrencias. Lame se viene con todo. Se está lubricando solita. Falta poco para el reestreno.


Mar

martes, 3 de marzo de 2009

Las ideas no devalúan



Las palabras y frases como crisis, devaluación, salvataje, rescate financiero, recesión, contracción de los negocios, freno en el consumo, empresas en rojo, despidos, desesperación, inseguridad, miedo a no tener, a perder, y miedo al miedo, entre tantas otras, se me han metido en este último tiempo por las narices.

Crisis capitalista a nivel mundial, ese es el decreto.

Ante todo este aparatoso desborde. Frente a este miedo infundado por los medios de comunicación que nos venden la debacle de la tierra, el fin de los días. ¿Cuál es el lugar del artista? ¿Sigue siendo el de resistir exponiendo sus ideas de manera creativa? ¿Alguna vez lo fué? ¿Cuante vale una idea? ¿Tiene el mismo valor que pasar un grato y simple momento junto a los que queremos? ¿Que hago yo en medio de tanta crisis económica? Lo único que se me ocurre, es seguir defendiendo mis pequeños intereses.

¿Cuáles son?

Escribir una historia y contarla.
Intentar ser mejor persona cada día que me levanto.
Intentarlo con todas mis fuerzas.
Perdonarme los errores.
No ser tan duro conmigo mismo.
Pararme en el balcón y disfrutar del cielo.
Caminar relajado abriendo caminos con la mirada.
Respirar hondo y pensar en todo lo bueno que es vivir, hacer cada día de mí, una versión mejorada.
Abrazar a la gente que me elije.
Confiar en que nuevos seres me van a elegir.
Hacer algo simple que me haga bien.
Descansar, comer sano. Hacer un poco de ejercicio.
Ensayar.
Mirar una película y reírme.
Hacer empanadas. Una torta de chocolate y frutillas. Compartir.
Soñar con que mañana me voy a sentir impresionantemente bien.
Desear sorprenderme aún
No odiar. No mentir. No envidiar. No darle valor a lo que no se lo merece.
Seguir apostando por aquello que me da vida.
Descubrir que cosas nuevas me alimentan.
No traicionarme.
Querer de verdad.
Gritar a veces, fuerte, pero bien fuerte, para que ninguna bronca me coma el hígado.

Mar Marcou