jueves, 23 de abril de 2009

Tachando días en el almanaque


La relación con mis experiencias creativas siempre fué meramente emocional.
La cabeza apareció con la formación complementaria.
Actualmente debato conmigo todo el tiempo acerca de las cosas que pongo en juego escénicamente. Busco y busco sin parar, no me conformo.
No pierdo el tiempo, no me distraigo, solo hago las cosas con amor, y genero a conciencia.
Lame vulva es una obra en la que hurgo todo el tiempo.
Lame vulva asusta por el título, le es indiferente a algunos, les causa curiosidad a otros y los que ya la vieron se sorprenden, o se disgustan.
La obra me obliga a un recorrido constante.
La llevo a upa, la llevo al hombro, no la dejo, no la abandono.
Al mismo tiempo le tengo miedo, le tengo respeto, le tengo amor.
Mayo está cerca y volver a mostrar esta obra me hace bien.
Estoy tranquilo por que confío en lo que hago, en la gente que me rodea y en el resultado.
Mis obras podrán ser imperfectas, podrán adolecer de recursos vinculados con lo económico, pero están llenas de inventiva, y son sumamente personales, y arriesgadas.
Nunca voy a lo seguro.
En esta temporada las sensaciones se multiplican y estallan poniendomé en un lugar que habla de mí.
Lame Vulva crece y yo con ella.
Esta temporada será muy buena, lo siento y lo decreto.
Largamos el viernes 08 de mayo.
Yo Martín

No hay comentarios: