sábado, 4 de abril de 2009

Una tarde bajo el foco de Nahuel

Ensayo de Lame Vulva que pide pista para su reestreno. Ariel sigue atentamente las marcaciones. Aporta su visión. Una típica postal de mis semanas. En este tiempo, paso los cinco días de la semana en salas de ensayo. Observando con toda la agudez que sea posible y de la que en este momento de mi vida soy capaz.

¿Soy lindo? Javier Rosón. El actor de Lame Vulva. El papel es justo para él. Su cara le va al proyecto. ¿Se estará agarrando la cara por que le duele de los golpes que le da Checha en la obra? Si señores en la obra hay golpes. ¿Te interesa? vení a ver Lame Vulva. Localidades limitadas.

Checha, mi actriz fetiche, mi amiga, mi compañera, a quien consulto, con la que prensamos las obras y latimos en la misma longitud emocional, no la quiero dejar escapar. Le jalo el cabello para que no me deje. Te quiero bonita. Sos una joya de mujer, de actriz y de amiga.

Trencito de la alegría humano. Soy un privilegiado. Me encanta este cuarteto. Somos un buen equipo. Fuerte y estable. Es un año sensacional. Distendido. Relajado. LLeno de cosas lindas. Lame Vulva es una obra que me encanta hacer. ¡Que buena que está!

Sol y Ana toman mate y se ríen. 2 de las 4 fantásticas acompañando el ensayo. ¡Que lindas son! ¡Las quiero! Tengo un grupo de trabajo hermoso.

Puchi modela su conjuntito by Beatriz 2009. Mucho blanco y dorado para una madre que se las trae.

Felicidad sobre la mesa improvisada. Javier y yo como locos con los flashes y con Lame Vulva.

Checha y yo comiendo un chorizo de plástico que llevó Puchi al ensayo. Muy de parrillada kitsch. Muy patagonicos con hambre.

Salta, salta, salta, pequeña Chechona...

Puchi sensual y divertida. Es una hembra - mujer, una actriz bien ovárica. Tiene mucho potencial, mucha presencia y ganas de que todo salga bien. ¿Que mas puedo pedirle? Encima nos llevamos de maravillas.

Puchi y Sol sonrisas para la cámara. De fondo con Javier fundidos en un abrazo amigable.

Javier, Puchi y Checha, escuchan atentamente mis indicaciones. Escuchan e incorporan. Trabajamos acompasadamente al son de las mutaciones que se producen en Lame Vulva.

Una bonita postal Cruda. Maquilladora, vestuarista, asistente de dirección e iluminador y mis tres actores hermosos. Lame Vulva es equipo, unión. La pasamos absolutamente bien.

Puchi. Una mujer pura sensualidad y fuerza escénica. En un mes logró sacar la obra. Un muy meritorio trabajo en tiempo record. Puchi es una leona teatral. Me gusta Puchi y su manera de llevar las cosas. Nos entendemos bien.

Ariel, un asistente de lujo, Javier mateando y el encargado de las fotos en el ensayo: Nahuel, quien amablemente se acercó a retratar una tarde de ensayos en La Ratonera.

Checha y Javi en un parate del ensayo. Mis actores vulveanos, siempre dispuesto. ¿Se retoban? ¡Nooooo! ¿un poquito? Son hermosos los dos. Me encanta trabajar con ellos. Son crudos por donde se los mire. Se bancaron volver a ensayar una obra desde cero con nueva actriz y dieron todo de si.

Javier, Puchi y Checha, se miran al espejo. Lame vulva vuelve renovada. Con sorpresas. Con cambios. Lame vulva late húmeda en La Ratonera.

No hay comentarios: