viernes, 31 de julio de 2009

Seguimos acumulando críticas


LEE LA CRITICA QUE NOS HIZO ROSARIO SABARRENA PARA SU BLOG ARTESANAL WINONA.


Frío, mucho frío en la noche de viernes. Corrí hacia La Ratonera (literalmente corrí, se me hacia tarde) para llegar a la función de las 22.30hs de “LAME VULVA”. Quería conocer qué era este “ejercicio de poder” del que Martín Marcou, su director, me había hablado.

Un matrimonio decadente, o no. Una madre que contiene, cual Edipo y a la vez denigra. Una reunión de domingo que ejemplifica el maltrato al que estas personas están acostumbradas.
Ella: chabacana, grosera, bruta, mal hablada. El: sumiso, desgarbado, atrapado.

Nos muestran con excelentes actuaciones las penumbras en las que vive este matrimonio que hace poco más de un año que está junto. ¿Por qué? Fue la primera pregunta que me hice. Quizás porque todos necesitamos una cuota de cariño que, en este caso, esta brutalmente demostrado.

El es arremetido físicamente a los pocos minutos de comenzada la función y el público, entre risas y ganas de intervenir, salta sobre la butaca. Es fuerte, es agresivo, es violento lo que nos sucede como espectadores. Ella no descarta ningún tipo de amenazas y lo tiene totalmente “adiestrado” desde lo verbal, lo corporal y pretendo entender, desde lo psicológico.

Llega la madre de visita. Una madre que siempre llega pero nunca es bienvenida. Una madre que opina sobre esta relación pero a la vez no reacciona; es irónica, desfachatada pero está en su mundo. Quizás también tan solo pretenda un poco de contención. Quizás esta sea la única forma de amor que conozcan.

Lame vulva se atreve con un título fuerte que nos lleva a un montón de connotaciones y expectativas. Es una obra que trata sobre la violencia familiar generada por la mujer en este caso. Podríamos quedarnos simplemente con esta temática agresiva que envuelve a los personajes, pero me pregunto: ¿es agresivo solo el que agrede o el que permite la agresión hacia sí mismo también? Me da la sensación de que estos seres están tan perdidos que necesitan anclarse en algo para no naufragar; ese algo es este vínculo que tienen. Es lo único que conocen, o eso parece.

Hacia el final baja la tensión con la que nos mantuvo expectantes, algo que no agradecí pero entendí. ¿Finalmente, esta madre y su hijo reaccionan?

Winona.

jueves, 30 de julio de 2009

- Nuestro agente de prensa -


El es Mariano Casas Di Nardo, agente de prensa de las obras de Teatro Crudo. Mariano es periodista de teatro, cine, música y moda, egresado de la carrera de Licenciatura en comunicación. Él es el complemento necesario para que mis obras despeguen, es una persona coherente en su propuesta, y que hace su trabajo de manera artesanal, sin prometer lo que no puede y siendo claro en lo que ofrece. Todo Teatro Crudo confía y cree en su laburo. Me encanta trabajar con él, es justo el tipo de agente de prensa que mis espectáculos requieren y merecen. Es tranquilo, controlado, no especula. Escucha atento y después actúa. Realmente siento su apoyo.

Si sos periodista o queres acreditarte para ver y cubrir una función de lame vulva, escribíle a planetacosmico@hotmail.com

miércoles, 29 de julio de 2009

Nueva critica de Lame Vulva, esta vez la mirada de Gastón Jeger para EL BONDI

Podes ver Lame Vulva, todos los viernes a las 22:30hs en

La Ratonera Cultural - Corrientes 5552.

Entre Gurruchaga y Serrano.

Las localidades son limitadas.

Mandá un mail solicitando entradas con descuento.



Lee la crítica ingresando a este link:

http://www.elbondi.com.ar/teatro/2009-07-24.4117/teatro.php?cobertura=4117





¡Callate, me hacés el favor!

“Lame vulva”, de Martín Marcou, nos muestra relaciones duras y perversas entre familiares que no quisieras tener, junto a situaciones fuertes y crudas que no quisieras vivir.

“Lame vulva” introduce al espectador rápidamente en lo que va a ser el clima de la obra. Desde un vestuario inteligentemente seleccionado y una escenografía simple pero correcta, se pueden dilucidar las características principales que van a tener los personajes interpretados por Checha Amorosi, que merece un párrafo aparte, Javier Rosón y Pucchi Labaronnie.

Una familia disfuncional, que lejos de quedarse profundizando un sólo tipo de violencia, desarrolla distintos tipos de ella, dando pie a discusiones que nos envuelven entre humor negro, sarcasmo y frases que podrían llegar a poner incómodo a un espectador indefenso.

Una pareja que ya desde el comienzo muestra su manera de funcionar: ella dominante, él dominado, sin poder de reacción, dónde la intervención de la madre del “lame vulva” viene de a poco a contar, sin querer hacerlo, el motivo de las personalidades de cada uno.

Una trama dura, pero no pesada, gracias principalmente a la actuación destacable de Amorosi, que realiza una perfecta y aguda utilización del humor negro, del cinismo, que muestra contrastes de su personalidad con mucha seguridad y capacidad. Los demás personajes encuentran su pico más alto cuando se colocan de frente al público regalando imágenes potentes y textos sinceros. En otros pasajes de la obra, no se transmite el estado que sugerirían lograr diversas situaciones y terminan apoyando todo el peso en lo textual.

Relaciones violentas, discusiones crudas con una pizca de humor, imágenes logradas, un convincente personaje cínico y perverso de Amorosi, pequeños juegos corporales y algunas escenas que no llegan a la tensión esperada, es lo que se puede destacar de “Lame vulva” de Martín Marcou, que no defrauda.


Periodista: Gastón Jeger
Fotógrafo: Beto Landoni

miércoles, 15 de julio de 2009

Lame Vulva la obra recomendada por eNescenaHOY.com

Obra recomendada de la semana


CrÍtica de Martín Fernández Tojo para el sitio enescenahoy.com

Lame Vulva es una muy bien lograda mezcla de teatro psicologico, parodia, comedia dramática y pieza bizarra.Todo junto, bien proporcionado y patéticamente realista.

Luz, vestida con su camiseta de Boca, no para de maltratar a su concubino que, como bien maltratado disfruta sufiriendo la situación que termina de irse de madre cuando la madre (justamente) de él viene a visitarlos.

La obra plantea un conflicto que roza las relaciones interpersonales en muchas circuntancias y que las impacta de lleno en otras. El maltrato constante, tanto psicológico como físico, se conviernte en la manera primordial de tener contacto con el otro. El cachetazo que Luz le da a su pareja apenas empieza la obra, deja en claro cuál va a ser el clima del espectáculo. Tres personajes retorcidos, malos en sus acciones y cínicos en sus justificaciones, conforman un núcleo que muestra claramente que, muchas veces un domingo en familia puede ser peor que la soledad más absoluta.

Con una potente actuación de Checha Amorosi que compone una mujer violenta hasta en la forma de comer y la acertada dupla Javier Rosón - Puchi Labaronnie como madre maldita y sobreprotectora con su hijo pollerudo y lame vulva, la obra resulta muy recomendable y altamente risueña.

Para ponerse a pensar en las cosas que nos unen, a veces el amor, a veces el espanto.

Martín Fernández Tojo

martes, 14 de julio de 2009

Nueva critica de Lame Vulva, por María Inés Grimoldi


El tema de la violencia y de las familias disfuncionales, ya abordado en el teatro argentino actual; se puede decir que es un tema clásico de la literatura y del teatro; adopta en esta pieza un carácter especial.


En primer lugar habría que recordar que el tema de la violencia atravesó nuestro teatro, pensemos, por ejemplo, en Teatro Abierto y en dramaturgos que ya son referentes del teatro argentino y que surgieron o se hicieron conocer en momentos de violencia política y que denunciaban torturas o violencia física o psicológica como, por ejemplo, las obras de Pavlovsky o de Griselda Gambaro. Lo novedoso o diferente en los dramaturgos más actuales es la aparición, no ya de la violencia, llamémosla social o política, sino de la violencia familiar. Y es mucho menos soportable para el espectador atravesar esta propuesta. ¿Por qué? Porque ya la violencia no está afuera sino dentro mismo del núcleo familiar. Lo que la convierte en algo más ominoso y terrible. Cuando el enemigo está adentro es mucho más difícil casi imposible defenderse que cuando viene de afuera. Quizás sea esta la verdadera inseguridad de la que tanto se habla últimamente. No podría haber violencia social o política sino existiera primero en el seno de la familia. Por eso le cuesta al espectador mirarla, atravesarla y lo somete a pruebas constantes. Quizás porque haya estado o esté cerca o quizás haya sido testigo de una situación semejante. Se puede decir que estamos ante lo que Antonin Artaud denominaba, “el teatro de la crueldad”. Interpela al espectador y crea una atmósfera angustiante, ya casi es una maquinaria de poder, que produce claustrofobia porque pareciera que no se puede salir de ella sin haber primero atravesado el infierno.


En realidad, lo que se busca es reconstruir, desarmar, destartalar estructuras preconcebidas, prejuiciosas y contaminadas por una moralina estéril que pueden terminar con la vida física, emocional o psíquica del individuo sino encuentra un modo de escapar. En “Lame Vulva” los personajes pareciera que no pueden escapar a este mecanismo, es más, el mecanismo se refuerza a medida que avanza la obra. La violencia va in crescendo. Y lo interesante es que, el personaje femenino y no el masculino (la mayoría de las veces es el hombre el victimario como se ve en los innumerables hechos reales de violencia doméstica y de sexo que diariamente leemos en los diarios o vemos por televisión) es el dominante, el abusivo en este caso.


Tengo que confesar que pienso que el título de la pieza es casi pornográfico por lo excesivamente mostrativo, exhibicionista, poco sugerente, poco sutil lo que puede resultar algo irritante. Cuando recomendé la obra hubo personas que se sorprendieron y se sonrojaron y hasta me miraron en forma extraña. Pero también pienso y sobretodo después de reflexionar sobre ella, que es un excelente título porque forma parte de esa interpelación al espectador a la que se refiere “el teatro de la crueldad” y hace saltar nuestros resortes pequeño-burgueses.


“Lame vulva - ejercicio de poder” desarrolla todos estos conceptos con una poética propia y con una excelente actuación (Checha Amorosi, Javier Rosón y Puchi Labaronnie)Hay mucho trabajo lingüístico y de expresión corporal de los actores.


Impecable la dramaturgia y la dirección.

María Inés Grimoldi

martes, 7 de julio de 2009

Nueva critica por Laura Gilardenghi para ABC Cultural


LA VIOLENCIA DOMESTICA EN "LAME VULVA"

Luz (Checha Amorosi), Horacio (Javier Rosón) y Beatriz (Puchi Labaronnie)

Ella lanza un grito y le pega un cachetazo al hombre, lo humilla, y luego de una bolsa con 200 remedios saca uno y le cura la herida del labio, mientras el timbre suena insistentemente. Entra una mujer, patea los remedios, y hace hincapié en el desorden y la mugre de la casa. Este va a ser un típico domingo en familia.

La violencia doméstica, verbal, física y psicológica son el eje de Lame Vulva (Ejercicio de poder), obra dirigida por el dramaturgo Martín Marcou donde los insultos, reflexiones filosas y maltratos están presentes y tienen como protagonistas a Luz y Horacio, una pareja que convive hace un año en una humilde casa bajo una relación enferma, cruel y de sometimiento; y a Beatriz, la madre del hombre, un triángulo donde la violencia es el motor que los impulsa a seguir, pero en este caso, llevada a cabo por las mujeres.

Él está siempre asustado, paralizado por el miedo que le provocan las discusiones, el intercambio fuerte de palabras tanto con Luz como con su madre, al punto que prefiere peinarse frente al espejo e ignorar que las mujeres se gritan. Aguanta los peores maltratos, que carcomen el cuerpo y el cerebro de un ser humano, y la palabra “no” está afuera de su vocabulario.

Luz grita, manipula, se queja, le pega y desvaloriza a su pareja, y se desborda ante la mínima respuesta o reacción que no espera del otro. Las discusiones que tiene con su suegra son puras reflexiones psicológicas, son fuertes y arbitrarias. Beatriz es irónica y se esconde frente a un palabrerío poético, trata a su hijo como a un objeto y le dedica las peores palabras a su nuera, mientras ella la mira, analiza, y traspasa con la mirada.

Lame Vulva genera sensaciones encontradas, donde uno no sabe si reírse por ciertos momentos de humor o sarcasmo, o contenerse ante semejantes malos tratos y crueldad. Un completo drama que desnuda situaciones ácidas, donde la violencia es un hecho cotidiano en esta familia, interpretada por Checha Amorosi, Puchi Labaronnie y Javier Rosón, donde el vestuario y la iluminación acompañan a la perfección la historia, realzada por excelentes diálogos, filosos y muy realistas.

La obra forma parte del grupo Teatro Crudo, que nació en 2006 de la mano de Marcou, donde las historias son viscerales, duras, completamente ácidas y altamente recomendables para comenzar a desnudar temas tabúes, como la violencia en el caso de Lame Vulva (Ejercicio de poder)

por Laura Gilardenghi

laurag@abccultural.com.ar

http://www.abccultural.com.ar/nota.php?ID=363

lunes, 6 de julio de 2009

Lame Vulva le dijo ¡no! a la veda teatral por la porcina

Sol y Puchi en el camarín antes de la función

Checha Amorosi como Luz

Sol maquilla a Checha

Puchi y Martín

Ariel vigila las luces, Puchi escucha atenta indicaciones minutos antes de salir a escena

Juego de manos...

Elo, Cecilia y Sol

Mis actrices a veces me quieren matar

Actor comprometido que entra en calor, de fondo Elo y Cecilia

Doble de luces


Los chicos en la mesa antes de la función

En unos minutos salimos a escena, todo tiene que estar en su lugar

Fotos tomadas por Leandro Martinez minutos antes de salir a escena, función 03 de julio 2009