martes, 7 de julio de 2009

Nueva critica por Laura Gilardenghi para ABC Cultural


LA VIOLENCIA DOMESTICA EN "LAME VULVA"

Luz (Checha Amorosi), Horacio (Javier Rosón) y Beatriz (Puchi Labaronnie)

Ella lanza un grito y le pega un cachetazo al hombre, lo humilla, y luego de una bolsa con 200 remedios saca uno y le cura la herida del labio, mientras el timbre suena insistentemente. Entra una mujer, patea los remedios, y hace hincapié en el desorden y la mugre de la casa. Este va a ser un típico domingo en familia.

La violencia doméstica, verbal, física y psicológica son el eje de Lame Vulva (Ejercicio de poder), obra dirigida por el dramaturgo Martín Marcou donde los insultos, reflexiones filosas y maltratos están presentes y tienen como protagonistas a Luz y Horacio, una pareja que convive hace un año en una humilde casa bajo una relación enferma, cruel y de sometimiento; y a Beatriz, la madre del hombre, un triángulo donde la violencia es el motor que los impulsa a seguir, pero en este caso, llevada a cabo por las mujeres.

Él está siempre asustado, paralizado por el miedo que le provocan las discusiones, el intercambio fuerte de palabras tanto con Luz como con su madre, al punto que prefiere peinarse frente al espejo e ignorar que las mujeres se gritan. Aguanta los peores maltratos, que carcomen el cuerpo y el cerebro de un ser humano, y la palabra “no” está afuera de su vocabulario.

Luz grita, manipula, se queja, le pega y desvaloriza a su pareja, y se desborda ante la mínima respuesta o reacción que no espera del otro. Las discusiones que tiene con su suegra son puras reflexiones psicológicas, son fuertes y arbitrarias. Beatriz es irónica y se esconde frente a un palabrerío poético, trata a su hijo como a un objeto y le dedica las peores palabras a su nuera, mientras ella la mira, analiza, y traspasa con la mirada.

Lame Vulva genera sensaciones encontradas, donde uno no sabe si reírse por ciertos momentos de humor o sarcasmo, o contenerse ante semejantes malos tratos y crueldad. Un completo drama que desnuda situaciones ácidas, donde la violencia es un hecho cotidiano en esta familia, interpretada por Checha Amorosi, Puchi Labaronnie y Javier Rosón, donde el vestuario y la iluminación acompañan a la perfección la historia, realzada por excelentes diálogos, filosos y muy realistas.

La obra forma parte del grupo Teatro Crudo, que nació en 2006 de la mano de Marcou, donde las historias son viscerales, duras, completamente ácidas y altamente recomendables para comenzar a desnudar temas tabúes, como la violencia en el caso de Lame Vulva (Ejercicio de poder)

por Laura Gilardenghi

laurag@abccultural.com.ar

http://www.abccultural.com.ar/nota.php?ID=363

No hay comentarios: