viernes, 31 de julio de 2009

Seguimos acumulando críticas


LEE LA CRITICA QUE NOS HIZO ROSARIO SABARRENA PARA SU BLOG ARTESANAL WINONA.


Frío, mucho frío en la noche de viernes. Corrí hacia La Ratonera (literalmente corrí, se me hacia tarde) para llegar a la función de las 22.30hs de “LAME VULVA”. Quería conocer qué era este “ejercicio de poder” del que Martín Marcou, su director, me había hablado.

Un matrimonio decadente, o no. Una madre que contiene, cual Edipo y a la vez denigra. Una reunión de domingo que ejemplifica el maltrato al que estas personas están acostumbradas.
Ella: chabacana, grosera, bruta, mal hablada. El: sumiso, desgarbado, atrapado.

Nos muestran con excelentes actuaciones las penumbras en las que vive este matrimonio que hace poco más de un año que está junto. ¿Por qué? Fue la primera pregunta que me hice. Quizás porque todos necesitamos una cuota de cariño que, en este caso, esta brutalmente demostrado.

El es arremetido físicamente a los pocos minutos de comenzada la función y el público, entre risas y ganas de intervenir, salta sobre la butaca. Es fuerte, es agresivo, es violento lo que nos sucede como espectadores. Ella no descarta ningún tipo de amenazas y lo tiene totalmente “adiestrado” desde lo verbal, lo corporal y pretendo entender, desde lo psicológico.

Llega la madre de visita. Una madre que siempre llega pero nunca es bienvenida. Una madre que opina sobre esta relación pero a la vez no reacciona; es irónica, desfachatada pero está en su mundo. Quizás también tan solo pretenda un poco de contención. Quizás esta sea la única forma de amor que conozcan.

Lame vulva se atreve con un título fuerte que nos lleva a un montón de connotaciones y expectativas. Es una obra que trata sobre la violencia familiar generada por la mujer en este caso. Podríamos quedarnos simplemente con esta temática agresiva que envuelve a los personajes, pero me pregunto: ¿es agresivo solo el que agrede o el que permite la agresión hacia sí mismo también? Me da la sensación de que estos seres están tan perdidos que necesitan anclarse en algo para no naufragar; ese algo es este vínculo que tienen. Es lo único que conocen, o eso parece.

Hacia el final baja la tensión con la que nos mantuvo expectantes, algo que no agradecí pero entendí. ¿Finalmente, esta madre y su hijo reaccionan?

Winona.

No hay comentarios: